Archivo de la categoría: Piensa un poco antes de hablar

El fantasma de las primaveras pasadas

Madrid. Madrugada del 2 al 3 de mayo de 1808.

Madrid. Madrugada del 2 al 3 de mayo de 1808.

Madrid. Verano de 1936.

Madrid. Verano de 1936.

París. Mayo de 1968.

París. Mayo de 1968.

No sé por qué, pero cuando llega mayo, me pongo nostálgica. Pero este año no hay centenarios que recordar, no hay libros, programas de televisión ni reportajes dominicales, nada con lo que sacar pasta. Este año, lo más importante del 2 de mayo también ha sucedido en una gran ciudad, acompañado de un gran gentío y… se supone que para mucha gente tiene sentido:

Madrid. 2 de mayo de 2009.

Madrid. 2 de mayo de 2009.

Y, mientras tanto, los estudiantes universitarios siguen sin movilizarse en masa y de forma relativamente organizada contra la no llamada privatización de la universidad.

Se ve que soy de otro tiempo, así que explíquenme esto que pasa, porque yo no entiendo nada.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Estudiantes, Fotografía, JASP, Piensa un poco antes de hablar

Un par de cosas que deberías saber antes de comer en público

Acostumbro a comer con mucha gente, principalmente chicos de mi edad más o menos, e igual eredondas que soy demasiado quisquilloso en ese aspecto, pero la gente no sabe comer. Bueno, sí, saben comer, pero no adecuadamente. Mi madre siempre puso mucho empeño en inculcarme a mí y a mis hermanas buenos hábitos de comida y creo que a base de riñas y gritos, se me han quedado grabadas a fuego, y ahora tengo cierta obsesión en ver como la gente come y la verdad es que los resultados son muchas veces penosos.

Aquí una guía muy sencillita:

1. La comida se lleva a la boca, no la boca a la comida por lo que no te agaches encima del plato.

2. No persigas lo que te quede comida por todo el plato con el tenedor, coge un trozo de pan, que sirve para algo más que para acompañar.

3. No te chupes los dedos para limpiártelos, hay algo llamado servilletas.

4. El tenedor y el cuchillo se cogen por su parte superior, no lo agarres cerca de donde se pincha o se corta la comida.

5. La cuchara no se sorbe, no somos los 7 enanitos.

6. No abras demasiado los codos, los de al lado tienen su espacio vital que debe ser respetado.

7. Cierra la boca al masticar, ésto no es una cuadra de caballos.

8. No picotees de la fuente, y menos aún con un tenedor que has usado para comer otro plato.

9. Tu pan es el de la izquierda, no se lo robes al vecino.

10. Nunca, nunca, digas que la comida que hay es un asco. Puedes pensarlo (yo lo pienso de las salchicas, por ejemplo), pero no lo digas en alto.

Y sobre todo, no toques temas peliagudos durante las comidas, especialmente si no estás comiendo con amigos. Y no sólo temas escatológicos o viscerales, sino temas que pueden llevar a discusión, como la política, la religión o el dinero.

Hermes Argifonte

6 comentarios

Archivado bajo Cocina, Estudiantes, Moda, Piensa un poco antes de hablar

El color de Salónica

Siento cierta predilección por los colores saturados, especialmente los azules llamativos, los rojos fuertes y los verdes hierba. Me gustan las Shutter Shades de colores llamativos, principalmente las rojas y las verdes, y me da igual que no sirvan para nada más que para fardar. Me gustan las camisetas que combinan el negro con los colores de estética fluor, me gustan las fotografías con la saturación elevada y cada vez me gustan más los días soleados invernales, y su peculiar luz con el cielo azul límpido y el sol calentando tus brazos al caminar. Me gusta el verde de los jardines y parques de Santiago. Me gustan los colores que no pasan desapercibidos. (Y cada vez me gusta más Yelle y no sé si éso significa que me estoy volviendo un hortera fluokid o semejante).

Lo admito, los colores mthessalonikie encantan, el blanco y negro sólo me gustan para el cine clásico y la fotografía, sería incapaz de  vivir en un mundo bicolor. Además, creo que cada uno tiene una forma peculiar y única de observar los colores, todos tenemos distintas escalas, distintos gustos, distinta percepción y éso creo que en cierta medida da una idea de cómo es cada persona. Y por no ser menos, yo tengo una especial escala de colores, y relaciono algunos colores con ciudades o personas que he visitado o conocido, y ahí tengo el rojo Londres, el verde Dublín, el azul Barcelona o el naranja Diego (Diego es mi sobrino). No sé qué color me dará una ciudad tan poco conocida como Salónica (o Tesalónica, o Thessaloniki, como la queráis llamar), pero si le sumamos que hace sol, calor y que la ropa de verano es la más colorista, seguramente dé para un color medianamente agradable. Y bueno, sino, tengo nueve meses para comprobarlo que comenzarán en septiembre de este año (siempre y cuando nada se tuerza en el proceso).

Deseadme τύχη (hay que ir practicando ya)

2 comentarios

Archivado bajo Estudiantes, Moda, Piensa un poco antes de hablar

El caso Eluana

No soy muy dado a hablar sobre política o temas sociales a la ligera, pero el msimo día que fundamos este blog decidimos que no sólo nos íbamos a limitar a lo cultural e íbamos a tratar todo tipo de temas y hasta el momento yo no había hecho uso de mi palabra para tratar temas políticos, éticos o sociales. Pero hoy, viendo por la mañana uno de estos magazines tan característicos de la tele patria (El programa de AR, para más señas) trataron un tema de rabiosa actualidad, el caso Eluana que tiene convulsionada y divida a la sociedad italiana.

Para poneros en antecedentes, Eluana es una joven italiana que hace 17 años quedó en coma, con sólo 20 años. Desde entonces, ha vivido en hospitales, enchufada a una máquina que le nutre e hidatra, con un cérebro en preluana-englaro12156746461265035456áctica muerte cerebral y sin ninguna de sus funciones motoras activas. El padre de la joven, argumentando que Eluana había dejado claro que prefería morirse antes que permanecer en coma o estado vegetal, lleva años luchando para que la justicia italiana dé vía libre a sus pretensiones de proporcionarle a su hija una muerte. En noviembre de 2008, finalmente el Tribunal Supremo italiano le dio la razón y le dio vía libre para desconectar a Eluana de las máquinas que la mantienen con vida proporcionándole alimento y agua. Desde entonces, ha habido una auténtica locura en Italia, con manifestaciones a favor y en contra de la decisión del Supremo, con Berlusconi amenazando con promulgar una ley express para evitar la muerte de Eluana o la Iglesia Católica calificando el hecho de “asesinato”, y aún a día de hoy no se ha llevado la desconexión de Eluana.

Bien, ya os he puesto en antecedentes, así que ya puedo pasar a tratar el tema y los dos puntos que más me interesan.

El primero de ellos es el intento del sistema legislativo y ejecutivo de imponerse a una sentencia del máximo órgano del poder judicial italiano. Algo que, desde mi punto de vista, rompe todas las reglas de la democracia y la división de poderes de la que se goza en los países denominados democráticos. No me sorprende ni un pelo del politicucho de melio pelo de nombre Silvio Berlusconi, un hombre con más que probados casos de corrupción y relación con la mafia, pero que misteriosamente sigue en el poder. Recuerdo perfectamente que en mi última estancia en Irlanda, (hará unos tres años) en clase hicimos una votación del líder europeo más odiado, y todos, absolutamente todos los europeos no italianos allí presentes votamos por este hombre, ante la mirada avergonzada de dos italianos de mi clase berlusconistas confesos. Aún recuerdo la vergüenza que me produjeron las declaraciones de Berlusconi comparando las celebraciones de su victoria en Roma con los camisas negras que desfilaban honrando a Mussolini. Me pareció uno de los mayores desatinos de la política internacional de los últimos años. Y ya como último apunte en este punto, ¿soy yo el único que ve semejanzas entre la situación de la República Italiana actual con la II República española? Es decir, división social muy fuerte, fuerte presencia de la Iglesia Católica en la vida social italiana y una Cámara fuertemente divida en un bloque de izquierdas (que agrupa a fuerzas tanto de centro-izquierda como de extrema izquierda) y uno de derechas (con representantes de la centro-derecha y la derecha más extrema) como pasó en España con el Frente Popular y el Bloque Nacional.

Ya el siguiente punto y quizá el más polémico es el de la intromisión de la Iglesia Católica en un tema que está alejado de sus jurisdicciones, el de la libertad individual y personal de cada uno. Pero bueno, supongo que ésto no es ninguna sorpresa para los españoles, que estamos acostumbrados a que la Iglesia Católica nos intente adoctrinar en temas como la moral, el matrimonio, el aborto, la eutanasia o a quién darle el dinero y ayudados por esa caterva de periodistas que tienen a nómina en la COPE. Primero de todo, creo que la Iglesia Católica está aferrada a una situación que ya no existe, la de la catolicidad de la mayoría de la población y a su papel preponderante en la sociedad, y siguen actuando como tal, sin darse cuenta que esta actitud lo único que hace es perjudicarla cada vez más. Y además de éso, creo que la Iglesia tiene una hilera de problemas internos que arreglar: el obispo ultraconservador William Richardson y su negación sistemática del Holocausto judío, el silencio que lleva a cabo ante los casos de pederastia de sacerdotes, las críticas que el Opus Dei ha lanzado contra una película (porque digo yo que tendrán mejores cosas que hacer, ¿no?) o los escándalos que acaban de surgir alrededor del fundador de los Legionarios de Cristo. No soy yo el que se opone a que los curas usen sus iglesias para infundir su ética y moral en sus feligreses, pero que por favor, no intenten imponer todos sus puntos de vista al resto de la sociedad, como si todos fuésemos feligreses, porque algunos somos agnósticos (hace mucho que decidí que a mí la religión me la refanfinla, como diría Rosa Díez) y otros son ateos y no tenemos porque acatar sus preceptos morales.

Y ya por último, no me quiero ir sin tratar el latente tema de la eutanasia en todo ésto, ya que para mí la eutanasia no es más que el derecho a morir como uno decida si lo desea y ese derecho es personal, y si alguien ha firmado un testamento vital, lo ha decidido por una enfermedad que no le deja vivir o bien porque sus deseos eran conocidos por toda su familia, no concibo a nadie capaz de interponerse en su decisión, porque esta decisión es totalmente ajena a la sociedad, es una decisión individual, y si empezamos atacando las libertades individuales de cada uno, no sé cómo acabaremos. Y seamos sinceros, ¿de qué sirve una vida que no quieres vivir?

Hermes Argifonte

4 comentarios

Archivado bajo Piensa un poco antes de hablar

Si no sirve para la vida, no sirve para nada

¡Soy experta en asuntos pendientes!

Disculpad mi ausencia estos días, que entre estudiar los exámenes de la universidad, hacer dichos exámenes, irme de borrachera cada vez que termino un examen y encargarme de preparar las fiestas post-exámenes, como es lógico, estoy hasta arriba.

Quería hacer un post de I’m Not There y No Direction Home, que caerá en breves; es el principal asunto pendiente que tengo en este blog. Peeeero hoy me han pasado un par de canciones youtuberas (echo de menos los vinilos de mi madre) y me veo en la obligación moral de transmitir algo. No puedo quedarme con tanta información sólo para mí, y menos aún en periodo de exámenes, o me empezará a sangrar la nariz.

Y, como dice un sabio poeta que nos visita de vez en cuando, si otra persona ya ha expresado exactamente lo que quieres decir, no te enrrolles:

Llevo pensando en todo lo que dice esa canción desde hace bastante tiempo, y me ha sorprendido agradablemente escucharla. Me estoy acordando de una de mis frases preferidas de Bob: I try my best to be just like I am, but everybody wants you to be just like them.

Es una de las verdades de la vida, o eso creo. Qué importa. La buena noticia es que todavía hay canciones con mensaje. Puede que no se le tenga que llamar “mensaje”, es una palabra demasiado ambigua. (Los sms de Movistar también son mensajes, ¿no?). Pero con “mensaje” me refiero a ideas sobre las diferentes formas de ver la vida que nos llevan a diferentes formas de vivirla y afrontarla. Y que, al igual que la filosofía, la música -y los libros, y el cine, y las series de televisión que nos tragamos-,  si no sirve para la vida, no sirve para nada.

… y, si somos buenos, nos tenderemos a descansar a donde sea que queramos ir” (Audioslave, en la canción Like A Stone).

* * *

P.S.: Para el ignorante, como yo, de estos grupos tan guays y de los entresijos que esconde el Guitar Hero, informo: AudioSlave fue la unión de Chris Cornell, antiguo cantante de Soundgarden, y los miembros sin el cantante de Rage Against The Machine. El cantante de Rage Against The Machine, que se había ido a pegar tiros con los zapatistas, volvió, y el resto de su grupo volvio con él. Y así acabó AudioSlave. (Información cedida por Santi, gracias, hermano).

Elaine Holmes

2 comentarios

Archivado bajo JASP, Música, Piensa un poco antes de hablar

Tic, tac

Llega un día en el que uno tiene que decidirse a hacerse mayor. Sabes de lo que hablo si has leído o visto Peter Pan. Es una tremendísima putada, y lo peor es que nadie te pregunta si estás de acuerdo.

Estás toda la vida dedicándote únicamente a placeres hedonistas: jugar, mirarlo todo lleno de insaciable curiosidad, tirarte al suelo sin motivo aparente, ensuciarte y no limpiarte, darle besos a mamá, ver la tele al despertarte, antes de comer y antes de acostarte, dormir ocho horas o incluso más…

Echo de menos la infravalorada sensación de no entender qué significan las palabras “deber”, “correcto”, “dinero”, “responsabilidad”, “prioridades”, “incorrecto”, “futuro”, “destino”. Echo de menos no comprender muchas frases que odio: “Tienes muchos pájaros en la cabeza”, “¿En qué estás pensando?”, “No te pases de lista”, “Déjalo estar”, “Te hecho de menos”, “No lo entiendes”, “Es imposible”.

Me cuesta mucho recordar cuando era inocente, pero hago un esfuerzo descomunal para no olvidarlo nunca. Aunque me ponga triste, como es normal. ¿Quién no querría mandarlo todo a paseo y no conocer los males del mundo?

Desde hace poco siento que tengo una gran carga sobre las espaldas. Creo que se llama crecer. Ya sé lo que me toca, y lo llevo con filosofía. Yo misma me la he puesto, o tal vez impuesto, porque estoy dentro de esta sociedad, sé jugar mis cartas, y al mismo tiempo quiero escapar de ella. Y eso, amigos míos, sólo puede hacerse con dinero. Pero me niego a que ganar dinero para comprar mi libertad de movimiento sea el objetivo que marque mi vida. Me cansa el sólo pensarlo.

¿Cuáles son mis objetivos, deberes, responsabilidades y prioridades ahora? ¿Por qué he de fijarlas? ¿Por cuánto tiempo? ¿Son inamovibles? A mis antecesores no parece haberles ido tan bien con su maravillosa e infalible experiencia, ¿por qué he de hacerles caso? Si esto es la vida, vaya un timo. ¡Pero si ni siquiera pedí nacer!

Cuando empiezas a cuestionarte tantas cosas, no sabes cuándo parar. Atisbas el límite, pero te da igual y sigues haciéndote preguntas desesperadamente, intuyendo el desastroso final en cada paso socrático sin que eso te detenga. Empiezas contigo mismo y sigues con la educación que te han dado, los valores que la sociedad inculca, la moral, la ética, la religión. Y un buen día lees a Nietzsche y te parecería bien la idea de que el mundo quedase arrasado por una bomba, que total, va a dar lo mismo.

Se avecina un largo viaje. Tedioso e incierto, con momentos que tal vez hagan que valga la pena, pero sobre todo aburrido. Estoy harta de mirar el reloj como una gilipollas. A ver si pasa algo de una maldita vez.

Elaine Holmes.

4 comentarios

Archivado bajo Piensa un poco antes de hablar