Archivo de la categoría: Literatura

Trilogía de Nueva York, de Paul Auster

la-trilogia-de-nueva-york-paul-auster-1Una llamada telefónica equivocada introduce a un escritor de novelas policiacas en una extraña historia de complejas relaciones paternofiliales y locura; un detective sigue a un hombre por un claustrofóbico universo urbano; la misteriosa desaparición de un amigo de la infancia confronta a un hombre con sus recuerdos. Tres novelas que proponen una relectura posmoderna del género policiaco y que supusieron la revelación de uno de los más interesantes novelistas de nuestro tiempo.

Paul Auster me encanta, no hace falta que os lo diga, y con esta novela, o tres novelas mejor dicho, me ha reafirmado lo que yo pensaba de él, que es sin duda de los mejores escritores contemporáneos.

La primera novela, Ciudad de cristal, es un homenaje al Quijote de Cervantes, uno de los libros favoritos de Auster. Una historia que parte de una anécdota real, que deslumba con juegos de identidades y que nos lleva a las cuestiones típicas del postmodernismo.

La segunda y más breve, Fantasmas, es sin duda la que más marcada tiene la influencia kafkiana. Lleno de momentos surrealistas, esta novela está basada sobre un laberinto de vigilancias, espionaje y una reflexión sobre la literatura y la influencia que ejerce sobre cada uno de nosotros.

Y por último está La habitación cerrada, que no sé si es porque es la última, pero es mi favorita. La más cercana a muchas de sus otras novelas, nos presenta, básicamente una historia de amor muy austeriana, marcada por la ausencia, los remordimientos y personajes femeninos carismáticos. Pero no sólo es éso, también tenemos, una historia de búsqueda de un desaparecido con las características más clásicas de la novela policíaca, con la correspondiente investigación, los interrogatorios y una resolución del caso enigmática y confusa.

En definitiva, uno de los libros más personales de Auster, cargado de guiños al género policíaco pero sin dejar de lado lo que es característico de él: coincidencias, azar, soledad, el oficio de escribir y la ciudad de Nueva York (si hay hombre enamorado de NY ése es Paul Auster). Éso sí, no es una lectura tan fácil (por momentos es muy enrevesada) como por ejemplo El Palacio de la Luna, que es sin duda alguna y desde mi punto de vista su mejor libro.

Nota: 9/10

Hermes Argifonte

3 comentarios

Archivado bajo Literatura

Sound Bites, de Alex Kapranos

sound_bitesRecorre el mundo con una banda de rock. Prueba comidas extrañas junto a gente insólita… Y cuéntalo.

Los sabores inusuales que encuentra el autor en los restaurantes del mundo, singular en cada uno de sus rincones, dan pie a breves reflexiones llenas de destellos de humor y de una fresca y entrañable curiosidad por el comportamiento humano. Engullir donuts con policías de Brooklyn, pasar a duras penas criadillas de toro en Buenos Aires, hacer cola para conseguir unas salchichas en South Shields o comentar los tatuajes de Sergi Arola en la cocina de su restaurante en Madrid… Alex Kapranos nos guía por un viaje que lleva desde la comida hasta la propia infancia, a través de escenas tan vívidas como sorprendentes, con parada obligatoria en los demás.

Sound Bites («Bocados de sonido»): un viaje divertido y fascinante para ver lo que se cuece en el mundo.

Alex Kapranos es uno de esos personajes que siempre me llamó la atención por varios motivos, entre ellos su origen griego, su look tan cuidado y su pasado de chicoparatodo en el mundo de la hostelería que lo llevó a ser sumiller, camarero o pinche de cocina, y esa faceta, su faceta culinaria y gastronómica es la que nos enseña en este libro, recopilación de diversos artículos que escribía el músico para la edición dominical del diario británico The Guardian. Cargados de ironía, humor y curiosidad, estos artículos mezclan lo culinario con la crónica de viajes o la autobiografía, ya que además de comentarnos las distintas comidas que prueba a lo largo de su gira, comenta detalles sobre ese país o ciudad que están visitando y son numerosas las referencias que hace a su infancia y adolescencia, como por ejemplo cuando recuerda el traumático descubrimiento de su alergia a los cacahuetes. Están todos escritos de manera sencilla y se leen de manera rápida, sin apenas darse cuenta. Y aunque el vocabulario a veces sea demasiado culinario, todo aparece explicado con la máxima sencillez, lo que hace que uno se imagine los platos con la máxima precisión.

En definitiva, es un libro recomendable para leer cuando no tienes mente para otra cosa, o para leer en la playa o en el bus o en el metro, entretenido, con artículos muy breves y con las ilustraciones del batería de la banda, Andy Knowles. Y oye, que no viene mal saber cómo se preparan las mejores salchichas del Reino Unido.

Nota: 6/10

Hermes Argifonte

2 comentarios

Archivado bajo Cocina, Literatura

Maruja Torres gana el Premio Nadal

Seguramente ya conocéis esta noticia, porque si hay un premio con cierto prestigio y al que los memarujatorresntdios le hacen bastante caso, ése es el Nadal (con permiso del Planeta, claro). Como cada año, la noche del 6 de enero se dio lectura del veredicto del jurado y tal y como decían los rumores, la ganadora fue Maruja Torres con su novela Esperadme en el cielo.

Según palabras de la autora es una novela con espiritualidad laica, en la que ella se encuentra con dos amigos suyos ya muertos en la eternidad, Manolo y Terenci (trasuntos de Manuel Vázquez-Montalbán y Terenci Moix), con los que recordará su infancia en la Barcelona de la posguerra y recorrerán Hollywood, Egipto y muchos otros lugares.

Es un canto a la amistad, agridulce. Si ellos no estuvieran muertos yo no habría podido escribir esta novela. No sé si merezco el premio

Trata sobre una mujer que se enfrenta a vivir vegetando o a vivir resistiendo. Tiene 63 años y se le van las ganas de vivir, por eso habla con sus mejores amigos y maestros, los dos muertos

Ésas son las palabras con las que Maruja Torres describe su novela. Como sabéis, Torres también ganó en el 2000 el Premio Planeta con su novela Mientras vivimos, y ésto es lo que ella dice al respecto:

De Miss Planeta 2000, vestida de Armani barato, paso ahora a la 65ª edición del Premio Nadal, que empezó con Laforet y tuvo a Ana María Matute. El Planeta fue mi última noche feliz de premio, porque Manolo y Terenci estaban vivos, eran del jurado, me querían, carecían de envidia y estaban satisfechos como la madre de la cupletista del Barrio Chino.

Nunca he tenido el gusto de leer ninguna novela de esta mujer, pero sí he leído artículos de prensa, algunos de ellos auténticas delicias, y algo que también me gusta mucho de ella es esa personalidad que se dislumbra en sus entrevistas, es un personaje interesante. Y si queréis leer otra entrevista de ella, aquí tenéis la que le hizo El Pais. Espero contaros dentro de poco lo que me pareció alguna de sus novelas.

Hermes Argifonte

2 comentarios

Archivado bajo Literatura

Auster, Murakami y Nothomb: ¿qué tienen de especial?

El mundo de la literatura está en constante movimiento, con nuevos autores que destacan cada año, los típicos best-sellers, alguna que otra novela de alguna vieja gloria y algún que otro libro que se hace famoso por el boca a boca.

Pero hay tres escritores que no son ni viejas glorias, ni escriben de los típicos best-sellers, llevan años asentados en la industria literaria y no necesitan del boca a boca para vender miles de ejemplares de sus obras. Se han convertido en escritores de culto y sus obras se esperan con impaciencia por todo el mundo. Pero exactamente, ¿qué tienen de especial?

paul-and-umbrella-21. Paul Auster: Este estadounidense de New Jersey empezó su carrera como traductor de francés y escribiendo guiones de películas mudas que nunca verían la luz (curiosamente, esta situación se repite en su obra El libro de las ilusiones, donde vemos a un traductor de francés que se interesa repentinamente por el cine mudo de un actor casi desconocido y misteriosamente desaparecido). En sus primeros años también llega a trabajar en un petrolero y escribir poesía y obras de teatro. Pero sería en 1976 que con el pseudónimo de Paul Benjamin publica Squeeze Play (en España conocida como Jugada de presión) una novela negra de escaso éxito, y tendría que esperar hasta la década de los 80 cuando salta a la fama con novelas como la Trilogía de Nueva York o mi preferida de este autor, El Palacio de la Luna. Y así ha ido publicando obras entre las que destacan Tombuctú (una bella historia de lealtad y muerte contada a través de un perro), La noche del oráculo (una historia sobre un escritor al que sus propios personajes lo arrastran como si fueran reales) o Brooklyn Follies (sobre un hombre abandonado por su mujer que con su sobrino, un titulado universitario convertido en taxista, que se encuentra con una misteriosa niña). En este año se ha publicado en España su última novela, Un hombre en la oscuridad, una novela distópica sobre una ficticia guerra civil en los Estados Unidos.

Constantemente, Paul Auster ha sido considerado el escritor del aza y las concidencias, ya que la mayor parte de sus novelas se articulan en torno a éso, coincidencias y casualidades que golpean a los protagonistas y cambian sus vidas a veces de manera drástica. Aunque su escritura parece sencilla, dentro de ella se esconde una compleja arquitectura narrativa, llena de historias dentro de historias, metaliteratura y espejismos. Además también se nota cierta obsesión con la pérdida, la muerte, el vagabundeo y la identidad.

haruki_murakami2. Haruki Murakami: quizá el escritor japonés más conocido internacionalmente del momento, Haruki Murakami ha sido descrito en infinidad de ocasiones como el escritor pop por excelencia. Amante de la música (trabajó de gerente de un bar de jazz), ésta siempre tiene un papel primordial en sus novelas. Por poner un ejemplo, en Tokio Blues una canción de los Beatles actúa como detonante de los recuerdos del protagonista. Una literatura llena de situaciones oníricas, critica continuamente el vacío espiritual de su generación y la obsesión por el trabajo de su país natal. En sus novelas se tratan con especial preponderancia la soledad, la locura, el amor y la muerte. También es destacable el especial trato que le da al sexo y las relaciones sentimentales.

Seguramente su novela más lograda y más accesible sea la ya nombrada Tokio Blues (Norwegian wood), una novela sobre la adolescencia, el amor, la muerte y la lucha del protagonista por encontrar la felicidad mientras muchos personajes a su alrededor no la consiguen encontrar. Es una novela realmente preciosa, que comparte ciertos matices con El Palacio de la Luna de Paul Auster.

Otras novelas suyas destacables son Kafka en la orilla (aunque pierde cierto fuelle en las últimas páginas), Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, la colección de relatos Sauce ciego, mujer dormida o su última novela, After Dark, en la que se narra lo que le sucede a un grupo de personajes en una noche.

rouvre_amelienothomb3. Amélie Nothomb: seguramente la más excéntrica y peculiar de los tres, esta belga se ha hecho un lugar en la literatura internacional desde prácticamente su primera novela. Criada entre una familia de diplomáticos asentados en China, Japón, Nueva York, Bangladesh, y Birmania, estudió en Bruselas y trabajó en Japón un tiempo, para luego volver a Bélgica.

Su primera novela, Higiene del asesino, fue escrita tras asistir a la muerte de su hermano a manos de un borracho. De estilo algo pedante pero cómico, sus novelas se suelen basar en el enfrentamiento entre dos personajes antagónicos, como es el caso de Ácido sulfúrico o Antichrista. Otras de sus novelas tienen un marcado carácter autobiográfico, como es el caso de Estupor y temblores (en la que narra su traumática experiencia laboral en el país del Sol Naciente) o Biografía del hambre (narra su infancia y adolescencia y sus problemas alimenticios). Su obsesión por el absurdo, la fealdad y la mosntruosidad la llevan a crear personajes de rasgos extremos como Prétextat Tach, uno de los protagonistas de Higiene del asesino, un ser monstruosamente gordo y asqueroso.

Y si no os parece lo suficientemente excéntrica, esta belga es popular por negarse a usar Internet, por su tan peculiar aspecto y por afirmaciones tan singulares como cuando llegó a decir que la guerra es un entretenimiento más del ser humano.

¿Y a vosotros qué opinión os merecen estos tres autores? ¿Creéis que nos hemmos dejado alguno por el camino?

3 comentarios

Archivado bajo Literatura

Los Gozos y las Sombras I: El Señor llega, de Gonzalo Torrente Ballester

8420638315Los Gozos y las Sombras -una de las más logradas empresas de la narrativa española contemporánea- se articula en torno a las tensiones y conflictos que genera en Pueblanueva del Conde el enfrentamiento entre la Galicia feudal, atenazada por la decadencia, y la sociedad moderna que comienza su irresistible ascenso. Primera novela de la trilogía, El Señor llega narra el regreso a Pueblanueva, tras una larga ausencia, de uno de los últimos descendientes de la familia más aristocrática de la localidad, desafiada en sus aspiraciones a la hegemonía por Cayetano Salgado, un burgués enriquecido, y sienta las bases de los antagonismos que sirven de entramado a la serie.

Comencé a leer esta novela por pura inercia. Me había quedado sin libros que leer, no me apetecía ir a la biblioteca y mi casa está llena de los libros de esta paisano mío, así que me dejé pasear por las estanterías en las que estaban sus libros y me paré en el primer tomo de esta ambiciosa trilogía. me la habían recomendado varias veces, pero nunca me había puesto a leerla, así que me dije: venga, éste es el momento.

Al principio la novela no me enganchaba, pero fue llegar a la página 50 y empezar el no parar. Más de 500 páginas de una edición de letra pequeña ventiladas en menos de una semana. No sé si es la maestría al escribir de Torrente (nunca comprendí el Nobel a Cela habiendo escritores españoles y gallegos mucho mejores como es el caso), lo interesante de la trama o lo cercana que me resulta la trama al ser gallego y haber estudiado infinidad de veces lo peculiar de la primera mitad del siglo XX en Galicia, pero la trama me absorbió y me mantuvo en vilo constantemente.

Los personajes son numerosos, pero si tengo que destacar a unos cuantos, sería imperdonable no mencionar a Mariana Sarmiento, la Vieja como la conocen en el pueblo, por su temperamente, su fuerza y su carisma como personaje; a Clara Aldán por ser una víctima de la enviciada sociedad en la que vive y ser lo suficientemente humilde como para dejar de lado el orgullo propio de su estirpe cuando es necesario y Carlos Deza, el Señor, por su especial concepción de las cosas y porque en cierta manera es el único realmente consciente de lo rancia que era la Galicia de aquella época. Desde mi punto de vista, las acciones de estos tres personajes y sus consecuencias son el eje principal de la historia desarrollada en Pueblanueva del Conde (villa ficticia), y aunque hay muchos otros personajes por detrás (los monjes Eugenio y Ossorio, Rosario la Galana, Cayetano Salgado, Juan e Inés Aldán…), éstos son los tres a tener en cuenta.

Sorprende además la profundidad psicológica (Carlos Deza es psiquiatra, y uno de los personajes es loco, y más impresionante es que él lo sabe y no quiere ser curado), filosófica, política (aunque publicada en la dictadura, esta obra habla sin tapujos del anarcosindicalismo, el socialismo o el liberalismo) y sobre toto, religiosa. Numerosos personajes elaboran sus propios teorías sobre el pecado, la salvación o la “verdad” sobre el diablo, además de que las supersticiones más arraigadas en la cultura gallega están presentes en la trama. Adenás de éso, esta novela se muestra especialmente progresista en cuestiones religiosas, como se puede ver el pensamiento ciertamente avanzado para su época de Fray Ossorio y Fray Eugenio.

Todo ésto sumado a una trama llena de celos, rencores, historias pasadas, traiciones y pasiones soterradas conforma una novela histórica que casi es una novela de intriga, pero sin asesinato o robo que conforme el núcelo central de la trama, sino más bien este núcleo son los gozos y las sombras del alma de cada uno de nosotros.

Nota: 9,5/10

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura

Crepúsculo, de Stephenie Meyer

crepusculoLlega a nuestro país el fenómeno de literatura fantástica que ha conmocionado el panorama de la literatura juvenil internacional y que seducirá a los lectores ávidos de una historia de amor apasionante, llena de sensualidad, aventura e intriga, con la que sentirse identificados y a la vez transportados a un mundo diferente.
Cuando Isabella Swan se muda a Forks, una pequeña localidad del estado de Washington en la que nunca deja de llover, piensa que es lo más aburrido que le podía haber ocurrido en la vida. Pero su vida da un giro excitante y aterrador una vez que se encuentra con el misterioso y seductor Edward Cullen. Hasta ese momento, Edward se las ha arreglado para mantener en secreto su identidad vampírica, pero ahora nadie se encuentra a salvo, y sobre todo Isabella, la persona a quien más quiere Edward…

Al final me rendí ante el fenómeno y decidí darle una oportunidad a Crepúsculo y comprobar si era tan bueno como anunciaban y me habían dicho. Y no, no es tan bueno como lo anuncian, pero ni de lejos, pero tampoco es un mal libro.

La historia es interesante, sí, y la verdad es que tenernos pegados a las páginas de un libro sólo pendientes de una relación amorosa durante 400 páginas tiene su méritos. Por que éso es lo que pasa, 400 páginas de romance, y en las últimas 150 Meyer se acuerda de que los vampiros no pueden ser todos malos, y nos mete a un vampiro cazador obsesionado con la protagonista y que la pondrá en peligro de muerte. El culpable de que la primera mitad de la historia sea soportable es Edward Cullen, un personaje con carisma y que siempre sorprendía de alguna manera en sus apariciones, todo lo contrario que Bella Swan, una de los protagonistas más insoportables que recuerdo. Es simplemente la típica chica-paquete, perfecta para llevar en la parte de atrás de la moto, porque sabes que no se va a quejar y se va a dejar llevar sin quejarse. Con respecto a los demás personajes, los mejores son sin duda la familia Cullen: Rosalie, aunque no diga prácticamente nada, es la que a mi parecer es más coherente con su naturaleza de vampira; Alice es graciosa y simpática, más parece un duende que un vampiro; lo mejor de Jasper es sin duda su poder, quizá el más útil de todos; Emmett es un personaje contradictorio, quizá el más imponente y brutal, pero también quizá es el que más cariño le coge a Bella; Carlisle tiene la historia más interesante y Esme es la que yo creo que realmente lleva el peso de la familia. Sobre ls otros tres vampiros, ninguno de ellos tiene el carisma suficiente para ser un malo sólido y mucho menos James. Sobre los humanos que adornan la historia, pocos llaman la atención, quizá Charlie sea el que caiga mejor, pero los compañeros de clase de Bella son, como ella, un tanto insoportables. Los indios de la reserva aún no han tenido el protagonismo que supongo tendrán, pero el momento en el que Jacob le cuenta la leyenda sobre los Cullen a Bella en la playa me pareció un tanto forzado.

Sobre el tratamiento que da la autora a los vampiros, me parece original, sí, pero creo que falla en dos sentidos: si los vampiros se alimentan de sangre animal deberían sufrir alguna carencia, como sentirse débiles o no ser tan poderosos como sus “hermanos” que sí se alimentan de humanos; y lo de que los vampiros brillen a la luz del sol me pareció un tanto ridículo, quizá sentirse débiles habría sido una opción mejor.

Sobre el arte literario de Meyer, poco se puede decir, excepto un lenguaje pobre, unos diálogos que en muchas ocasiones sonaban forzados, momentos realmente confusos… vamos, que espero que realmente haya mejorado a lo largo de la saga, porque la mujer lo necesitaba. Y menos mal que me aclararon que la autora no deja en el aire la situación de la vampira Victoria, que sino, ya me parecería de delito.

Y sí, seguiré leyendo la saga porque me interesa ver la transformación de Bella en vampira (es algo inevitable) y si con este cambio se hará menos insportable.

Nota: 5/10

2 comentarios

Archivado bajo Literatura

“Becoming Jane”

becoming_jane-5-anne_hathaway

Si ponéis la tele y veis una película empezada ambientada en la verde campiña inglesa, con mujeres vestidas de estilo imperio contemplando la lluvia golpear el cristal de una ventana o tal vez leyendo una carta, con mucha probabilidad estaréis ante una adaptación de alguna novela de Jane Austen. A veces hasta coinciden los mismos actores británicos (y por alguna razón muchos de ellos salen en las películas de Harry Potter). “Orgullo y Prejuicio”, “Sentido y Sensibilidad”, “Emma”, “Mansfield Park”… hay tantas series y películas que se ha llevado a esta autora al campo de la cursilería y a exclusivizarla en el canal Cosmopolitan.

cassandraausten-janeaustenc1810

Pero la vida de Jane Austen fue bastante más dura que la de las protagonistas de sus novelas y desde luego nada cursi, si bien ella tenía una mentalidad romántica. Consideraba que sus personajes se merecían conseguir la felicidad que ella no pudo tener, siempre dependiendo de su padre y negándose a casarse sin amor, como era norma de la época. Si una mujer no se casaba, no tenía opción a heredar nada, según la ley inglesa del XVIII-XIX, y la herencia de sus padres pasaba al pariente masculino más cercano. Ella creía que una mujer puede valerse por sí misma. El artículo de wikipedia que he puesto arriba ilustra muy bien la época que le tocó vivir a Austen y lo que condicionó su vida. (Una reseña más breve y concisa de esto: en El Portal de la Palabra).

Escribo esto por la buena impresión que me quedó ayer al ver Becoming Jane, en español fielmente traducida como La joven Jane Austen, donde Anne Hathaway da vida a la escritora con un elenco de actores ingleses estupendo -destacaré al escocés James MacAvoy, uno de mis preferidos. No sé si fue imaginación mía o realmente estos dos actores lograban sin alardeos ni extravagancias capturar al espectador en el ambiente íntimo que ellos mismbecomingjaneos creaban. Es la primera vez que no veo a la Hathaway como la princesa de cuento que parece a primera vista.

No es una película de amor y bailes de vestidos blancos,  sino que va más allá de lo que Austen explicaba en sus novelas, pero sigue estando en ellas implícito: que creemos lo que queremos creer.

Y, por supuesto, de la vida de Jane Austen, aunque el guionista se ha tomado sus licencias incluyendo una vida social con escritores y lectores que Austen nunca disfrutó y dramatizando demasiado en algunas partes de la película. Ella vivía aislada en la rectoría de su padre y si alguien llegó a conocerla fue su hermana Cassandra.

Jane: Discúlpeme (se sienta en un banco y se pone a escribir).

Lady Gresham: (desconcertada) Pero, ¿qué está haciendo?

Mrs. Austen: Escribir.

Lady Gresham:  ¿Se puede hacer algo al respecto?

Murió a los 41 años dejando escritas grandes novelas de la literatura inglesa que en su día nadie valoró, porque estaban escritas por una mujer solterona, porque las protagonistas eran mujeres que pensaban, porque hablaban de amor -y de otros temas- en un sentido racional. Y sobre todo, porque no se conformó con ser lo que los demás esperaban de ella.

anne_hathaway

http://www.janeausten.co.uk/ ==>  Jane Austen Centre en Bath.

http://www.booksfactory.com/writers/austen_es.htm ==>  Obras.

6 comentarios

Archivado bajo Cine, Literatura