Archivo de la categoría: Estudiantes

El fantasma de las primaveras pasadas

Madrid. Madrugada del 2 al 3 de mayo de 1808.

Madrid. Madrugada del 2 al 3 de mayo de 1808.

Madrid. Verano de 1936.

Madrid. Verano de 1936.

París. Mayo de 1968.

París. Mayo de 1968.

No sé por qué, pero cuando llega mayo, me pongo nostálgica. Pero este año no hay centenarios que recordar, no hay libros, programas de televisión ni reportajes dominicales, nada con lo que sacar pasta. Este año, lo más importante del 2 de mayo también ha sucedido en una gran ciudad, acompañado de un gran gentío y… se supone que para mucha gente tiene sentido:

Madrid. 2 de mayo de 2009.

Madrid. 2 de mayo de 2009.

Y, mientras tanto, los estudiantes universitarios siguen sin movilizarse en masa y de forma relativamente organizada contra la no llamada privatización de la universidad.

Se ve que soy de otro tiempo, así que explíquenme esto que pasa, porque yo no entiendo nada.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Estudiantes, Fotografía, JASP, Piensa un poco antes de hablar

Un par de cosas que deberías saber antes de comer en público

Acostumbro a comer con mucha gente, principalmente chicos de mi edad más o menos, e igual eredondas que soy demasiado quisquilloso en ese aspecto, pero la gente no sabe comer. Bueno, sí, saben comer, pero no adecuadamente. Mi madre siempre puso mucho empeño en inculcarme a mí y a mis hermanas buenos hábitos de comida y creo que a base de riñas y gritos, se me han quedado grabadas a fuego, y ahora tengo cierta obsesión en ver como la gente come y la verdad es que los resultados son muchas veces penosos.

Aquí una guía muy sencillita:

1. La comida se lleva a la boca, no la boca a la comida por lo que no te agaches encima del plato.

2. No persigas lo que te quede comida por todo el plato con el tenedor, coge un trozo de pan, que sirve para algo más que para acompañar.

3. No te chupes los dedos para limpiártelos, hay algo llamado servilletas.

4. El tenedor y el cuchillo se cogen por su parte superior, no lo agarres cerca de donde se pincha o se corta la comida.

5. La cuchara no se sorbe, no somos los 7 enanitos.

6. No abras demasiado los codos, los de al lado tienen su espacio vital que debe ser respetado.

7. Cierra la boca al masticar, ésto no es una cuadra de caballos.

8. No picotees de la fuente, y menos aún con un tenedor que has usado para comer otro plato.

9. Tu pan es el de la izquierda, no se lo robes al vecino.

10. Nunca, nunca, digas que la comida que hay es un asco. Puedes pensarlo (yo lo pienso de las salchicas, por ejemplo), pero no lo digas en alto.

Y sobre todo, no toques temas peliagudos durante las comidas, especialmente si no estás comiendo con amigos. Y no sólo temas escatológicos o viscerales, sino temas que pueden llevar a discusión, como la política, la religión o el dinero.

Hermes Argifonte

6 comentarios

Archivado bajo Cocina, Estudiantes, Moda, Piensa un poco antes de hablar

¡Semana de locos!

Todo el mundo tiene su semana de locos. Universitarios, currantes, papás y mamás, y hoy día, hasta los críos en el cole. Es algo característico de ciertas épocas: la llegada de la primavera, las vacaciones de Navidad (cuando una servidora se empezó a dar cuenta de lo que es eso de “estudiar para febrero”), la semana post gala de los Oscars… de repente te das cuenta de que llevas meses sin ir al cine, que por muchas películas y series que te descargues no tienes tiempo para verlas, que no pasas el suficiente tiempo con la familia, que esos libros que debiste leer cuando perdías el tiempo en carnaval te hacen falta ahora, que la gente está cansada de tantas barras de bar y de tanta música estridente y de tan poco sentimiento auténtico. Que, como dijo Hank Moody (ignoro si esta frase es de Bukowski o de los guionistas de Californication, tanto da), Todos nosotros estamos tan desesperados por sentir algo –cualquier cosa- que seguimos chocando unos contra otros y jodiéndonos el camino hasta el fin de los tiempos.

Para que os hagáis una idea de cómo está el patio.

Mi semana de locos no ha sido muy diferente de eso. Supongo que han sido más bien tres semanas -vamos a ser sinceros- de inexplicable y dulce locura transitoria que no cambio por nada. He estado en todas las fiestas,  he reído y me he emocionado con Slumdog Millionaire, he recordado cosas que ya sabía gracias a Benjamin Button, he recuperado algunas cargas y me he librado de otras, me he fugado clases más de lo debido, he pasado una semana en cama para recuperarme del desfase festivo y he estado en compañía de gente maravillosa. Ahora tengo acumulación de trabajo, pero qué narices. Yo creo que ha sido una buena forma de aprovechar el tiempo.

Aunque haya que arriesgarse a perder el tiempo para poder disfrutarlo.

Qué queréis que os diga. Estaré loca, como una cabra, pero ojalá tuviera más semanas así.

1 comentario

Archivado bajo Cine, Estudiantes

El color de Salónica

Siento cierta predilección por los colores saturados, especialmente los azules llamativos, los rojos fuertes y los verdes hierba. Me gustan las Shutter Shades de colores llamativos, principalmente las rojas y las verdes, y me da igual que no sirvan para nada más que para fardar. Me gustan las camisetas que combinan el negro con los colores de estética fluor, me gustan las fotografías con la saturación elevada y cada vez me gustan más los días soleados invernales, y su peculiar luz con el cielo azul límpido y el sol calentando tus brazos al caminar. Me gusta el verde de los jardines y parques de Santiago. Me gustan los colores que no pasan desapercibidos. (Y cada vez me gusta más Yelle y no sé si éso significa que me estoy volviendo un hortera fluokid o semejante).

Lo admito, los colores mthessalonikie encantan, el blanco y negro sólo me gustan para el cine clásico y la fotografía, sería incapaz de  vivir en un mundo bicolor. Además, creo que cada uno tiene una forma peculiar y única de observar los colores, todos tenemos distintas escalas, distintos gustos, distinta percepción y éso creo que en cierta medida da una idea de cómo es cada persona. Y por no ser menos, yo tengo una especial escala de colores, y relaciono algunos colores con ciudades o personas que he visitado o conocido, y ahí tengo el rojo Londres, el verde Dublín, el azul Barcelona o el naranja Diego (Diego es mi sobrino). No sé qué color me dará una ciudad tan poco conocida como Salónica (o Tesalónica, o Thessaloniki, como la queráis llamar), pero si le sumamos que hace sol, calor y que la ropa de verano es la más colorista, seguramente dé para un color medianamente agradable. Y bueno, sino, tengo nueve meses para comprobarlo que comenzarán en septiembre de este año (siempre y cuando nada se tuerza en el proceso).

Deseadme τύχη (hay que ir practicando ya)

2 comentarios

Archivado bajo Estudiantes, Moda, Piensa un poco antes de hablar

Érase una vez Bolonia: un cuento para toda la familia

Voy a intentar resumiros en este largo post la situación en España -y otros países de la UE- con el cambio de planes de estudio más radical que se ha visto: pasar del plan CLC (Créditos de Libre Configuración) al ECTS (European Credit Transfer System).

CÓMO EMPEZÓ TODO:

Hace diez años, los Ministros Europeos de Educación firman una declaración para cambiar los planes de estudio e igualarlos en todos los países miembros para facilitar la libre circulación de estudiantes universitarios y trabajadores en el llamado Espacio Europeo de Educación Superior. ¿A que mola? La idea es buena, hay que reconocerlo. He aquí la Declaración de Bolonia que fue firmada por aquel entonces.

Pero no olvidemos que estamos en España, y todos sabemos cómo se hacen las cosas en este bendito país: a salto de mata. Berzosa, el rector de la Complutense de Madrid, escribió en la tribuna de El País su opinión respecto a esta modificación del plan de estudios: “Sí a Bolonia, pero no así”, una lectura más que recomendable.

Informaos en vuestra facultad, preguntad a vuestros vicerrectores de convergencia y que os informen de cómo afecta esto a vuestra carrera. Este post es de información básica y general. En provincias como Alicante y Murcia, me consta que los profesores escurren el bulto sutilmente para decidirse por unas medidas de adaptación al plan justas para todos, esperando a que Madrid y Barcelona muevan ficha primero. No es nada nuevo, ¿verdad?

No olvidemos a la mesa redonda de industrialistas, que fomentaron la aprobación del plan Bolonia hace diez años, básicamente porque quieren tener universitarios especializados que accedan a trabajos concretos. He aquí su manifiesto (en pdf).

Ahora viene la parte guay: ponerlo en práctica.

¿No os parece genial la incógnita que se cierne sobre los que empezamos ahora 1º de la carrera que sea? ¡Qué emocionante!

OPINIONES, PARA TODOS LOS GUSTOS:

Como se me haría eterno explicar la compleja situación que se vive en las aulas universitarias con esto del cambio de estudios, os dejo los links que me han parecido más ilustrativos de lo que se cuece aquí.

-Estudiantes de izquierdas.   Estudiantes de derechas. A mí me parecen los dos puntos de vista muy respetables, tal vez expresados con demasiada intención de convencer al que los lea. Pero si leéis con objetividad y criterio propio, dan información muy útil.

-Lo bueno y lo malo de Bolonia, por Tiwanacu. Lo más objetivo que he leído por ahí, aunque demasiado breve.

HECHOS:

Situación actual de las negociaciones estudiantes/profesores/Gobierno sobre el plan Bolonia.

Expulsión de seis alumnos de la Universidad Autónoma de Barcelona.

-Reacciones a dicha expulsión: más protestas en Barcelona y apoyo a estos alumnos a través de la web Movimiento No a Bolonia (que es muy útil para consultar cómo se organizan los estudiantes de cada universidad).

Más noticias de protestas estudiantiles.

CONCLUSIONES A UN PROCESO INCIERTO:

-Si no tienes dinero, no aspires a sacarte una carrera universitaria. A no ser que se saquen de la manga unas becas milagrosas para pagar masters de entre 1.000 y 70.000 € (según el nivel técnico y especializado del máster, el precio varía en ese amplio margen).

-Hay poca o nula participación de los estudiantes en la adaptación del proceso. Esta participación varía de comunidad en comunidad autónoma, incluso de una universidad a otra.

-Si le preguntas a tus profesores, nadie sabe nada. Parece que están esperando a que llegue el 2010 para tener algo de iniciativa y sacar de una vez la correspondencia de créditos del plan CLC con el plan ECTS.

-Actualmente, en las universidades de España, para cambiarte de una comunidad autónoma a otra, tienes que comprobar la correspondencia de créditos, bastante desigual dependiendo de las universidades. Si ni siquiera está igualado el sistema educativo universitario, ¿cómo narices vamos a igualarnos a 47 países? Sí, he dicho cuarenta y siete (47):

Espero que os haya servido al menos para que os molestéis en informaros.

Buenas noches y buena suerte.

5 comentarios

Archivado bajo Estudiantes, JASP