Archivo del Autor: Rocío Mayol

El fantasma de las primaveras pasadas

Madrid. Madrugada del 2 al 3 de mayo de 1808.

Madrid. Madrugada del 2 al 3 de mayo de 1808.

Madrid. Verano de 1936.

Madrid. Verano de 1936.

París. Mayo de 1968.

París. Mayo de 1968.

No sé por qué, pero cuando llega mayo, me pongo nostálgica. Pero este año no hay centenarios que recordar, no hay libros, programas de televisión ni reportajes dominicales, nada con lo que sacar pasta. Este año, lo más importante del 2 de mayo también ha sucedido en una gran ciudad, acompañado de un gran gentío y… se supone que para mucha gente tiene sentido:

Madrid. 2 de mayo de 2009.

Madrid. 2 de mayo de 2009.

Y, mientras tanto, los estudiantes universitarios siguen sin movilizarse en masa y de forma relativamente organizada contra la no llamada privatización de la universidad.

Se ve que soy de otro tiempo, así que explíquenme esto que pasa, porque yo no entiendo nada.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Estudiantes, Fotografía, JASP, Piensa un poco antes de hablar

David Lloyd en España: “How I Got Into This Crazy Business And Ended Up Bringing V For Vendetta Into The World”

v_for_vendetta_justice_large

Ayer tuve el placer y el privilegio de escuchar una conferencia de David Lloyd, al que muchos conocerán como el dibujante de V de Vendetta. No podía creerme que este hombre viniera a la Biblioteca Regional de Murcia -que es un sitio maravilloso, por cierto-, así que no criticaré, como tengo por costumbre, la ciudad en la que vivo. La conferencia duró más de lo previsto, y yo sólo me pude quedar dos horas, así que voy a informaros de lo que vi y escuché.

(Atención los que viváis en Castellón: repetirá la charla en el Castellon Comic Festival – Comics09 – at the Art School, on April 2nd at 6pm.)

Podéis escucharlo aquí: esta es una grabación de la misma conferencia, pero tomada un día distinto en el Harrod’s inglés, y la he encontrado por un blog. Supongo que no variará demasiado de lo que escuché ayer. Tomé citas textuales, pero si se ha perdido algo en la traducción, os pido disculpas.

Llegó muy sencillo con su camisa blanca, nos saludó con un simpático “¡Buenas tardes!” de guiri y se sentó. El organizador abrió una botella de Rioja para que nuestro invitado disfrutase de los placeres de nuestra tierra -cuando yo me fui, David iba por la tercera copa y estaba tan normal- y nos dio las gracias por estar allí.

Acompañando el curso de la charla, disfrutamos de diapositivas de powerpoint de fondo que no encuentro ni por Internet. Empezó hablando de sus influencias, de las historietas de periódicos que leía de niño antes de empezar a comprarse cómics, de los libros de ilustraciones que se dedicaba a copiar, de cómo un chaval del norte de Inglaterra no podía pagarse la escuela de Bellas Artes y se puso a trabajar y de su largo periplo hasta que consiguió vivir de lo que le gustaba: dibujar. También habló de los fanzines y de cómo sus contemporáneos (Dave Gibbons, Alan Moore y más nombres que no recuerdo) se conocieron porque empezaron en estas revistas. (Para saber más sobre su trayectoria, en este link).

Nos enseñó una diapositiva de su primer cómic, que lo hizo cuando era un crío, intentando adaptar “Security Check”, de Arthur C. Clarke. Fue impactante para mí ver que, a pesar de la calidad del dibujo, los márgenes de las viñetas estaban mal colocados, que se había pasado entintando, que los bocadillos estaban desproporcionados… vamos, que David Lloyd no siempre ha dibujado como David Lloyd -algo lógico que los fans muchas veces pasamos por alto: nadie nace enseñado. Algo muy curioso también fue ver los dibujos que hacía en un trabajo de publicidad que odiaba: dibujar objetos para guías de productos (un horno, un taladro eléctrico). Pero en retrospectiva, dijo, sabía que ese trabajo le había servido de mucho para su obra.

Cuando escuché el nombre de Alan Moore, estuve en el borde del asiento un buen rato. Contó que a él le sonaba el nombre de Alan y a Alan su nombre porque habían participado en el mismo fanzine, así que cuando se conocieron en realidad ya sabían el uno del otro. Trabajaron en una historieta del Dr. Who: Business As Usual. En esta época, Alan Moore ya tenía una heroína, Evelina Falconbridge (que luego será Evey Hammond), y a un terrorista loco, The Doll. La idea de V de Vendetta ya se estaba gestando.

Un chico que estaba en la sala preguntó por la fama que tiene Alan Moore y si era difícil trabajar con él, pregunta ante la cual David se rió bastante:

Soy yo el que está aquí, no Alan (risas). Es obvio para cualquier persona lo bueno que es el guión, así que no tengo nada que decir al respecto. Y la fama que tiene Alan de enfant tèrrible no se puede aplicar a mí, porque conmigo siempre ha sido como un gatito.

Otro fan también le preguntó por su trabajo con Grant Morrison, otro autor de cómic bastante excéntrico: Grant tiene una pose, pero es genial trabajar con él. Alguien con tanto talento no debería desperdiciarlo contando historias cotidianas con escenas cotidianas (refiriéndose al derroche de imaginación de los cómics de Morrison).

Teníamos el título, teníamos al revolucionario, teníamos al hombre y a la mujer, y no sabíamos muy bien cómo encajarlo todo. Me complace decir que la idea surgió de mí, aunque no fui nada original: yo soy inglés y conocía la historia de Guy Fawkes. (…) Era bueno para los que le querían y malo para los que le odiaban, un monstruo y un héroe.  El personaje estaba loco y pensamos que era una buena idea, y le hicimos completar su plan de volar el Parlamento. Alan hizo que todo esto fuera posible.

Su larga explicación del proceso creativo de V me dio qué pensar. Aunque no dibujo cómics, sé lo que cuesta pensar, organizar y escribir una historia. Sus ventajas: que no tenían fecha ni contrato.

Puso de ejemplo la escena de la escalera de caracol, en la cual Evey y V están conversando mientras bajan a la guarida de las sombras. Todo surgió porque Alan había escrito una conversación muy interesante entre los dos personajes y le pidió a su colega que le ayudase a encajarla en la historia, de modo que David buscó una escalera de caracol -sin ordenadores, sin photoshop, pero con mucha paciencia y tiempo- y la dibujó, y que fuera de caracol le sirvió para dividir las viñetas de forma original. Esta es la escalera en la que se fijó (al lado, vagones del metro que dibujaba, puesto que no tenían Internet y había que dibujarlo todo in situ):vspiral-stair-tube-site

Ir sin prisas, tener tiempo para pensar y decidir qué hacer es muy importante a la hora de crear. Por falta de tiempo muchos cómics no llegan a ser lo podrían ser.

Primeros bocetos de V

Primeros bocetos de V

Para diseñar a V, copió la vestimenta exacta del 1605. Preguntaron por la careta del cómic y las que utilizan los ingleses el 5 de noviembre:

No, no se parece a las caretas de Guy Fawkes. La dibujé en verano y no tenía ninguna a mano. Sólo recordaba que tenía una gran sonrisa, pero más tarde me di cuenta de que parecía que sonreían porque las caretas estaban hechas de papier maché y el bigote se ensanchaba. De modo que dibujé la careta de V basándome en un recuerdo erróneo. Vimos que la sonrisa funcionaba muy bien y la dejamos.

imagenes-v-vendetta_careta

Nos contó detalladamente cómo empezaron con una idea realista (un justiciero, una causa, etc) hasta hacer evolucionar el estilo hacia el excentricismo, y no ocultó las influencias de series como Los Vengadores, El Fugitivo y las películas de Vincent Price.

Ante la pregunta de si era cierto el rumo de que la portada del cómic…

v-de-vendetta-planeta-porta1

… había sido dibujada entre guionista y dibujante, David Lloyd respondió con un rotundo: BULLSHIT!.

Alan quería que V llevase pistola, pero a mí no me gustaba. La idea de un héroe que lucha con cuantos menos elementos posibles es más efectiva. En los cómics americanos es común que los héroes utilicen muchas armas y ésto sólo muestra lo débiles que serían sin ellas.

En definitiva, un lujazo, señores.

Le he pedido a un colega, Cepe, que sí se quedó hasta el final, que nos haga una visita y nos comente qué tal fue el final de la charla y qué opina David Lloyd de la adaptación cinematográfica de su cómic. =)

=)

=)

5 comentarios

Archivado bajo 1

¡Semana de locos!

Todo el mundo tiene su semana de locos. Universitarios, currantes, papás y mamás, y hoy día, hasta los críos en el cole. Es algo característico de ciertas épocas: la llegada de la primavera, las vacaciones de Navidad (cuando una servidora se empezó a dar cuenta de lo que es eso de “estudiar para febrero”), la semana post gala de los Oscars… de repente te das cuenta de que llevas meses sin ir al cine, que por muchas películas y series que te descargues no tienes tiempo para verlas, que no pasas el suficiente tiempo con la familia, que esos libros que debiste leer cuando perdías el tiempo en carnaval te hacen falta ahora, que la gente está cansada de tantas barras de bar y de tanta música estridente y de tan poco sentimiento auténtico. Que, como dijo Hank Moody (ignoro si esta frase es de Bukowski o de los guionistas de Californication, tanto da), Todos nosotros estamos tan desesperados por sentir algo –cualquier cosa- que seguimos chocando unos contra otros y jodiéndonos el camino hasta el fin de los tiempos.

Para que os hagáis una idea de cómo está el patio.

Mi semana de locos no ha sido muy diferente de eso. Supongo que han sido más bien tres semanas -vamos a ser sinceros- de inexplicable y dulce locura transitoria que no cambio por nada. He estado en todas las fiestas,  he reído y me he emocionado con Slumdog Millionaire, he recordado cosas que ya sabía gracias a Benjamin Button, he recuperado algunas cargas y me he librado de otras, me he fugado clases más de lo debido, he pasado una semana en cama para recuperarme del desfase festivo y he estado en compañía de gente maravillosa. Ahora tengo acumulación de trabajo, pero qué narices. Yo creo que ha sido una buena forma de aprovechar el tiempo.

Aunque haya que arriesgarse a perder el tiempo para poder disfrutarlo.

Qué queréis que os diga. Estaré loca, como una cabra, pero ojalá tuviera más semanas así.

1 comentario

Archivado bajo Cine, Estudiantes

Cómo descubrir una sencilla gran serie…

key_art_how_i_met_your_mother

Lleva tiempo emitiéndose en la Fox y en la Sexta, aunque yo ya sigo la cuarta temporada al ritmo de USA por Internet. Lo curioso es que con la difusión de series que disfrutamos ahora, la popularidad de Cómo Conocí A Vuestra Madre (How I Met Your Mother o HIMYM, para abreviar) ha trascendido casi tanto como Friends en la mitad de tiempo. No sé vosotros, pero yo he mantenido conversaciones con prácticamente desconocidos sobre la importancia de las teorías de Barney, que la primavera es la época de tedear, y leo y escucho en todas partes “¡Va a ser legen… esperad… dario!”.

roht3

Destacar a Cobie Smulders, en el papel de Robin Scherbatsky.

Cinco amigos muy dispares, tres que se conocen desde la universidad y comparten piso y dos más que se han unido al grupo recientemente y comparten el bar MacLaren’s (ese pub irlandés atemporal que está en todas las ciudades del mundo) y noches de juerga con sus humillantes momentos posteriores. Viven en Manhattan, cómo no. Con más encanto que las tipejas extraoperadas de Sexo en Nueva York y con menos pasta gansa que los protagonistas de las pelis de Woody Allen. Un Manhattan que puede ser frío y duro, pero donde también pueden surgir las personas que hacen que uno se reconcilie con la humanidad. Personas corrientes, sin superpoderes ni ingentes cantidades de dinero, que hacen cosas extraordinarias por sus amigos y seres queridos.

El azar también está muy ligado a esta serie, a esta isla superpoblada y a los personajes. Siempre en clave de comedia sin otra pretensión que la de divertirnos por veinte minutos, claro. El MacGuffin o motor de la trama que da sentido a las acciones de los personajes consiste en encontrar a la futura esposa del protagonista, Ted Mosby. Señores, puede parecer simplón, pero a mí me resulta apasionante, sobre todo no por el qué sino por el cómo, ya que al final de cada capítulo se me queda una sonrisa de imbecilidad absoluta que no se me quita ni a ostias. En serio, una serie más que recomendable.birras1

Para los que ya conozcáis la serie, os animo a que recopiléis frases que os gusten y me las dejéis en comentarios. Supongo que las de Barney, tan lapidarias, ocuparán mucho, pero hay grandes frases en cada capítulo.

Y me he tomado la molestia de recopilar algunas opiniones, por si queréis contrastar:

-Fantásticos, unos genios del humor, dosis de buen rollo para ver en tu casa. Un pequeño modelo de todo grupo de amigos, con todas sus excéntricas personalidades.

-Me parece que la serie es un poco plagias de Friends, aunque han sabido exponer diferentes personalidades, lo que mas me gusta es que muchos capítulos están hipervinculados y que no hacen el chiste fácil del momento. Para mí, el mejor personaje es Barney, ya que a lo largo de las temporadas se ve cómo es él en realidad (aunque nadie hace de hijo de puta mejor que él, todo hay que decirlo).

-Pues mira, personalmente me parece una serie estupenda pero no me parece una serie original, me da la sensación de que tiene muchos cameos de otras series de éxito. Esa es la sensación que da, además el protagonista se lame la patita constantemente y eso me altera un poco. Luego hay personajes míticos, pero todo me recuerda muchísimo a Friends. Lo que más me gusta es la duración, tiene el tiempo perfecto para ver un capitulo en el descanso de estudio.

-No sé, me parece una serie entretenida, con un toque de humor en cada uno de los personajes, de personalidades muy variadas pero compatibles, Barney se puede decir que es el personaje estrella, Lily y Marshal son la pareja perfecta pero sin llegar a copiar un estereotipo de ello, y… tengo que decir mis sentimientos mas profundos sobre esa serie, que amo a todos los personajes, haría una orgía con todos, ¡incluido el hermano negro y gay de Barney!

-Pienso que sigue la línea de toda serie americana, tipo Friends, con un grupo “ideal” de amigos, que están todo el día juntos…se reúnen en un mismo sitio, pero al mismo tiempo pienso que tiene un toque muy distinto, y lo digo por muchas cosas: la voz en off es el protagonista y el personaje de Barney, al que considero vital. Entre otras muchas cosas, las gracias y los chistes tienen otro toque. Y también, que toda la serie va encaminada hacia un mismo sitio durante todo el tiempo.

-¿HIMYM? ¡Me encanta! Ha llenado el vacío que dejó Friends. What’s up?

TEST: ¿A qué personaje de HIMYM te pareces?

Primero hay que registrarse en buddytv.com (una web muy útil para estar al tanto de las novedades de TODAS las series), y a continuación, haces el test para saber a qué personaje de la serie te pareces más. Es bastante divertido, os lo aseguro.

http://www.buddytv.com/closedquiz/closed-quiz.aspx?quiz=1000025

3 comentarios

Archivado bajo Humor

Cómo sacarte el doctorado de villano de opereta

300drhorrible

Dr. Horrible es una miniserie de tres capitulines que podéis ver aquí GRATIS, de Joss Whedon. Su flamante protagonista es Neil Patrick Harris, que cada vez gana más popularidad con su papel de Barney en How I Met Your Mother (Cómo conocí a vuestra madre, serie que ya de paso recomiendo, porque es de… esperad…liciosa).

Como todos los villanos y superhéroes, el Dr. Horrible tiene una vida paralela que apenas deja ver, pero cuando se quita la bata blanca y las gafas de científico, se va a la lavandería a pasar un buen rato cantando.

Resalto la calidad vocal de todos los actores de esta miniserie, la calidad de la música y que la distribuyan gratuitamente. (Y lamento profundamente que Neil Patrick Harris sea gay en la vida real, porque me estaba empezando a enamorar con sus muchos encantos). Bueno, no me miréis así, es la magia del cine.

dr-horrible-laundry

Atentos: existe la posibilidad de que hagan una continuación, visto el éxito que ha ganado entre el público a través de la Red. Si nos enteramos de algo, os informaremos.

Elaine Holmes

10 comentarios

Archivado bajo Cine, Humor, Música, Televisión

Si no sirve para la vida, no sirve para nada

¡Soy experta en asuntos pendientes!

Disculpad mi ausencia estos días, que entre estudiar los exámenes de la universidad, hacer dichos exámenes, irme de borrachera cada vez que termino un examen y encargarme de preparar las fiestas post-exámenes, como es lógico, estoy hasta arriba.

Quería hacer un post de I’m Not There y No Direction Home, que caerá en breves; es el principal asunto pendiente que tengo en este blog. Peeeero hoy me han pasado un par de canciones youtuberas (echo de menos los vinilos de mi madre) y me veo en la obligación moral de transmitir algo. No puedo quedarme con tanta información sólo para mí, y menos aún en periodo de exámenes, o me empezará a sangrar la nariz.

Y, como dice un sabio poeta que nos visita de vez en cuando, si otra persona ya ha expresado exactamente lo que quieres decir, no te enrrolles:

Llevo pensando en todo lo que dice esa canción desde hace bastante tiempo, y me ha sorprendido agradablemente escucharla. Me estoy acordando de una de mis frases preferidas de Bob: I try my best to be just like I am, but everybody wants you to be just like them.

Es una de las verdades de la vida, o eso creo. Qué importa. La buena noticia es que todavía hay canciones con mensaje. Puede que no se le tenga que llamar “mensaje”, es una palabra demasiado ambigua. (Los sms de Movistar también son mensajes, ¿no?). Pero con “mensaje” me refiero a ideas sobre las diferentes formas de ver la vida que nos llevan a diferentes formas de vivirla y afrontarla. Y que, al igual que la filosofía, la música -y los libros, y el cine, y las series de televisión que nos tragamos-,  si no sirve para la vida, no sirve para nada.

… y, si somos buenos, nos tenderemos a descansar a donde sea que queramos ir” (Audioslave, en la canción Like A Stone).

* * *

P.S.: Para el ignorante, como yo, de estos grupos tan guays y de los entresijos que esconde el Guitar Hero, informo: AudioSlave fue la unión de Chris Cornell, antiguo cantante de Soundgarden, y los miembros sin el cantante de Rage Against The Machine. El cantante de Rage Against The Machine, que se había ido a pegar tiros con los zapatistas, volvió, y el resto de su grupo volvio con él. Y así acabó AudioSlave. (Información cedida por Santi, gracias, hermano).

Elaine Holmes

2 comentarios

Archivado bajo JASP, Música, Piensa un poco antes de hablar

Tic, tac

Llega un día en el que uno tiene que decidirse a hacerse mayor. Sabes de lo que hablo si has leído o visto Peter Pan. Es una tremendísima putada, y lo peor es que nadie te pregunta si estás de acuerdo.

Estás toda la vida dedicándote únicamente a placeres hedonistas: jugar, mirarlo todo lleno de insaciable curiosidad, tirarte al suelo sin motivo aparente, ensuciarte y no limpiarte, darle besos a mamá, ver la tele al despertarte, antes de comer y antes de acostarte, dormir ocho horas o incluso más…

Echo de menos la infravalorada sensación de no entender qué significan las palabras “deber”, “correcto”, “dinero”, “responsabilidad”, “prioridades”, “incorrecto”, “futuro”, “destino”. Echo de menos no comprender muchas frases que odio: “Tienes muchos pájaros en la cabeza”, “¿En qué estás pensando?”, “No te pases de lista”, “Déjalo estar”, “Te hecho de menos”, “No lo entiendes”, “Es imposible”.

Me cuesta mucho recordar cuando era inocente, pero hago un esfuerzo descomunal para no olvidarlo nunca. Aunque me ponga triste, como es normal. ¿Quién no querría mandarlo todo a paseo y no conocer los males del mundo?

Desde hace poco siento que tengo una gran carga sobre las espaldas. Creo que se llama crecer. Ya sé lo que me toca, y lo llevo con filosofía. Yo misma me la he puesto, o tal vez impuesto, porque estoy dentro de esta sociedad, sé jugar mis cartas, y al mismo tiempo quiero escapar de ella. Y eso, amigos míos, sólo puede hacerse con dinero. Pero me niego a que ganar dinero para comprar mi libertad de movimiento sea el objetivo que marque mi vida. Me cansa el sólo pensarlo.

¿Cuáles son mis objetivos, deberes, responsabilidades y prioridades ahora? ¿Por qué he de fijarlas? ¿Por cuánto tiempo? ¿Son inamovibles? A mis antecesores no parece haberles ido tan bien con su maravillosa e infalible experiencia, ¿por qué he de hacerles caso? Si esto es la vida, vaya un timo. ¡Pero si ni siquiera pedí nacer!

Cuando empiezas a cuestionarte tantas cosas, no sabes cuándo parar. Atisbas el límite, pero te da igual y sigues haciéndote preguntas desesperadamente, intuyendo el desastroso final en cada paso socrático sin que eso te detenga. Empiezas contigo mismo y sigues con la educación que te han dado, los valores que la sociedad inculca, la moral, la ética, la religión. Y un buen día lees a Nietzsche y te parecería bien la idea de que el mundo quedase arrasado por una bomba, que total, va a dar lo mismo.

Se avecina un largo viaje. Tedioso e incierto, con momentos que tal vez hagan que valga la pena, pero sobre todo aburrido. Estoy harta de mirar el reloj como una gilipollas. A ver si pasa algo de una maldita vez.

Elaine Holmes.

4 comentarios

Archivado bajo Piensa un poco antes de hablar