¡Semana de locos!

Todo el mundo tiene su semana de locos. Universitarios, currantes, papás y mamás, y hoy día, hasta los críos en el cole. Es algo característico de ciertas épocas: la llegada de la primavera, las vacaciones de Navidad (cuando una servidora se empezó a dar cuenta de lo que es eso de “estudiar para febrero”), la semana post gala de los Oscars… de repente te das cuenta de que llevas meses sin ir al cine, que por muchas películas y series que te descargues no tienes tiempo para verlas, que no pasas el suficiente tiempo con la familia, que esos libros que debiste leer cuando perdías el tiempo en carnaval te hacen falta ahora, que la gente está cansada de tantas barras de bar y de tanta música estridente y de tan poco sentimiento auténtico. Que, como dijo Hank Moody (ignoro si esta frase es de Bukowski o de los guionistas de Californication, tanto da), Todos nosotros estamos tan desesperados por sentir algo –cualquier cosa- que seguimos chocando unos contra otros y jodiéndonos el camino hasta el fin de los tiempos.

Para que os hagáis una idea de cómo está el patio.

Mi semana de locos no ha sido muy diferente de eso. Supongo que han sido más bien tres semanas -vamos a ser sinceros- de inexplicable y dulce locura transitoria que no cambio por nada. He estado en todas las fiestas,  he reído y me he emocionado con Slumdog Millionaire, he recordado cosas que ya sabía gracias a Benjamin Button, he recuperado algunas cargas y me he librado de otras, me he fugado clases más de lo debido, he pasado una semana en cama para recuperarme del desfase festivo y he estado en compañía de gente maravillosa. Ahora tengo acumulación de trabajo, pero qué narices. Yo creo que ha sido una buena forma de aprovechar el tiempo.

Aunque haya que arriesgarse a perder el tiempo para poder disfrutarlo.

Qué queréis que os diga. Estaré loca, como una cabra, pero ojalá tuviera más semanas así.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cine, Estudiantes

Una respuesta a “¡Semana de locos!

  1. Ajúm, dijo un enanito. Como está el patio, y como están las bromas. Semanas maravillosas. Películas imposibles (y épicas). Disfraces de alcohol y CocaCola Company… Así hasta el infinito.
    Cuando te lo pasas bien surge como un algo por ahí, una frasecilla, “¿por qué no son todas las semanas así?”. Pues porque no nos dejan. Ni queremos dejar, está claro.
    Bienvenidos al consumismo exacerbado, a sentir y seguir sintiendo, a los cuchicheos (y odio los cuchicheos) sobre quién debe liarse con quién. Pero lo hacemos, lo hago, y lo haremos. ¿Por qué? Porque durante esa semana no nos dirán, “tienes taaaaantas responsabilidades…”
    Y es que tenemos tantas responsabilidades, y tan estúpidas la mayoría de ellas, que estamos deseando quitarnosla de encima, desnudarnos, y follarnos el mundo…
    Excelente semana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s