Archivo mensual: marzo 2009

David Lloyd en España: “How I Got Into This Crazy Business And Ended Up Bringing V For Vendetta Into The World”

v_for_vendetta_justice_large

Ayer tuve el placer y el privilegio de escuchar una conferencia de David Lloyd, al que muchos conocerán como el dibujante de V de Vendetta. No podía creerme que este hombre viniera a la Biblioteca Regional de Murcia -que es un sitio maravilloso, por cierto-, así que no criticaré, como tengo por costumbre, la ciudad en la que vivo. La conferencia duró más de lo previsto, y yo sólo me pude quedar dos horas, así que voy a informaros de lo que vi y escuché.

(Atención los que viváis en Castellón: repetirá la charla en el Castellon Comic Festival – Comics09 – at the Art School, on April 2nd at 6pm.)

Podéis escucharlo aquí: esta es una grabación de la misma conferencia, pero tomada un día distinto en el Harrod’s inglés, y la he encontrado por un blog. Supongo que no variará demasiado de lo que escuché ayer. Tomé citas textuales, pero si se ha perdido algo en la traducción, os pido disculpas.

Llegó muy sencillo con su camisa blanca, nos saludó con un simpático “¡Buenas tardes!” de guiri y se sentó. El organizador abrió una botella de Rioja para que nuestro invitado disfrutase de los placeres de nuestra tierra -cuando yo me fui, David iba por la tercera copa y estaba tan normal- y nos dio las gracias por estar allí.

Acompañando el curso de la charla, disfrutamos de diapositivas de powerpoint de fondo que no encuentro ni por Internet. Empezó hablando de sus influencias, de las historietas de periódicos que leía de niño antes de empezar a comprarse cómics, de los libros de ilustraciones que se dedicaba a copiar, de cómo un chaval del norte de Inglaterra no podía pagarse la escuela de Bellas Artes y se puso a trabajar y de su largo periplo hasta que consiguió vivir de lo que le gustaba: dibujar. También habló de los fanzines y de cómo sus contemporáneos (Dave Gibbons, Alan Moore y más nombres que no recuerdo) se conocieron porque empezaron en estas revistas. (Para saber más sobre su trayectoria, en este link).

Nos enseñó una diapositiva de su primer cómic, que lo hizo cuando era un crío, intentando adaptar “Security Check”, de Arthur C. Clarke. Fue impactante para mí ver que, a pesar de la calidad del dibujo, los márgenes de las viñetas estaban mal colocados, que se había pasado entintando, que los bocadillos estaban desproporcionados… vamos, que David Lloyd no siempre ha dibujado como David Lloyd -algo lógico que los fans muchas veces pasamos por alto: nadie nace enseñado. Algo muy curioso también fue ver los dibujos que hacía en un trabajo de publicidad que odiaba: dibujar objetos para guías de productos (un horno, un taladro eléctrico). Pero en retrospectiva, dijo, sabía que ese trabajo le había servido de mucho para su obra.

Cuando escuché el nombre de Alan Moore, estuve en el borde del asiento un buen rato. Contó que a él le sonaba el nombre de Alan y a Alan su nombre porque habían participado en el mismo fanzine, así que cuando se conocieron en realidad ya sabían el uno del otro. Trabajaron en una historieta del Dr. Who: Business As Usual. En esta época, Alan Moore ya tenía una heroína, Evelina Falconbridge (que luego será Evey Hammond), y a un terrorista loco, The Doll. La idea de V de Vendetta ya se estaba gestando.

Un chico que estaba en la sala preguntó por la fama que tiene Alan Moore y si era difícil trabajar con él, pregunta ante la cual David se rió bastante:

Soy yo el que está aquí, no Alan (risas). Es obvio para cualquier persona lo bueno que es el guión, así que no tengo nada que decir al respecto. Y la fama que tiene Alan de enfant tèrrible no se puede aplicar a mí, porque conmigo siempre ha sido como un gatito.

Otro fan también le preguntó por su trabajo con Grant Morrison, otro autor de cómic bastante excéntrico: Grant tiene una pose, pero es genial trabajar con él. Alguien con tanto talento no debería desperdiciarlo contando historias cotidianas con escenas cotidianas (refiriéndose al derroche de imaginación de los cómics de Morrison).

Teníamos el título, teníamos al revolucionario, teníamos al hombre y a la mujer, y no sabíamos muy bien cómo encajarlo todo. Me complace decir que la idea surgió de mí, aunque no fui nada original: yo soy inglés y conocía la historia de Guy Fawkes. (…) Era bueno para los que le querían y malo para los que le odiaban, un monstruo y un héroe.  El personaje estaba loco y pensamos que era una buena idea, y le hicimos completar su plan de volar el Parlamento. Alan hizo que todo esto fuera posible.

Su larga explicación del proceso creativo de V me dio qué pensar. Aunque no dibujo cómics, sé lo que cuesta pensar, organizar y escribir una historia. Sus ventajas: que no tenían fecha ni contrato.

Puso de ejemplo la escena de la escalera de caracol, en la cual Evey y V están conversando mientras bajan a la guarida de las sombras. Todo surgió porque Alan había escrito una conversación muy interesante entre los dos personajes y le pidió a su colega que le ayudase a encajarla en la historia, de modo que David buscó una escalera de caracol -sin ordenadores, sin photoshop, pero con mucha paciencia y tiempo- y la dibujó, y que fuera de caracol le sirvió para dividir las viñetas de forma original. Esta es la escalera en la que se fijó (al lado, vagones del metro que dibujaba, puesto que no tenían Internet y había que dibujarlo todo in situ):vspiral-stair-tube-site

Ir sin prisas, tener tiempo para pensar y decidir qué hacer es muy importante a la hora de crear. Por falta de tiempo muchos cómics no llegan a ser lo podrían ser.

Primeros bocetos de V

Primeros bocetos de V

Para diseñar a V, copió la vestimenta exacta del 1605. Preguntaron por la careta del cómic y las que utilizan los ingleses el 5 de noviembre:

No, no se parece a las caretas de Guy Fawkes. La dibujé en verano y no tenía ninguna a mano. Sólo recordaba que tenía una gran sonrisa, pero más tarde me di cuenta de que parecía que sonreían porque las caretas estaban hechas de papier maché y el bigote se ensanchaba. De modo que dibujé la careta de V basándome en un recuerdo erróneo. Vimos que la sonrisa funcionaba muy bien y la dejamos.

imagenes-v-vendetta_careta

Nos contó detalladamente cómo empezaron con una idea realista (un justiciero, una causa, etc) hasta hacer evolucionar el estilo hacia el excentricismo, y no ocultó las influencias de series como Los Vengadores, El Fugitivo y las películas de Vincent Price.

Ante la pregunta de si era cierto el rumo de que la portada del cómic…

v-de-vendetta-planeta-porta1

… había sido dibujada entre guionista y dibujante, David Lloyd respondió con un rotundo: BULLSHIT!.

Alan quería que V llevase pistola, pero a mí no me gustaba. La idea de un héroe que lucha con cuantos menos elementos posibles es más efectiva. En los cómics americanos es común que los héroes utilicen muchas armas y ésto sólo muestra lo débiles que serían sin ellas.

En definitiva, un lujazo, señores.

Le he pedido a un colega, Cepe, que sí se quedó hasta el final, que nos haga una visita y nos comente qué tal fue el final de la charla y qué opina David Lloyd de la adaptación cinematográfica de su cómic. =)

=)

=)

5 comentarios

Archivado bajo 1

Que viva el Pop (I)

La música Pop es un género musical que, al margen de la instrumentación y tecnología aplicada para su creación, conserva la estructura formal “verso – estribillo – verso”, ejecutada de un modo sencillo, melódico, pegadizo, y normalmente asimilable para el gran público. Sus grandes diferencias con otros géneros musicales están en las voces melódicas y claras en primer plano y percusiones lineales y repetidas. Empezó en el siglo XX en Inglaterra, en la década de los 60.

Así es como define la wikipedia a la música pop. Un género musical creado por los Beatles y que posteriormente se iría perfeccionando con grupos y artistas como The Monkees, The Archies (los de: Sugar, oh honey, honey), ABBA, Blondie, Duran Duran, Madonna o Hikaru Utada y muchos otros que dejamos sin nombrar porque la lista sería inabarcable. Pero hay algo que he notado en la música de los últimos años, cada vez son menos los grupos de puro pop. Todo parece esconderse tras una cortina de estilos entremezclados. Nos hemos cansado de escuchar éso de pop-rock, pop electrónico, pop latino (invento horrible, a todo ésto)… pero nunca se suele calificar a un grupo de puro pop. Parece una mancha, un algo feo que ensucia el prestigio del grupo.

Sólo consienten ser puramente pop viejas glorias como la Ciccone, Michael Jackson o Kylie Minogue y algunas estrellas que han surgido de su estela, intentando emular su éxito, como la Spears, Christina Aguilera o la más reciente Lady Gaga. Pero, ¿dónde han quedado esos grupos formados por varios miembros, autodenominados pop y orgullosos de serlo? Quedan pocos y el propósito de esta serie de alabanza al pop es dar a conocer esos grupos tan pop desconocidos para mucho.

Alphabeat

Daneses, pero con un sonido muy británico, estos seis chicos han conquistado el Reino Unido a base de singles divertidos, bailables y efervescentes, perfectos para el verano. Con mucha influenalphabeatcia de los 80 (nombran entre otros a Deacon Blue), alternan las voces masculinas y femeninas, lo que les da un toque de distinción que les hace reconocibles desde el primer momento.

Su primer álbum, This is Alphabeat, llegó a alcanzar el número 2 en su país natal y el número 10 en el Reino Unido, junto a otros buenos resultados en países como Irlanda, Suecia, Holanda o Bélgica. Pero sin duda su gran éxito son los singles (10.000 Nights, Boyfriend…) y más concretamente aún Fascination, una canción de puro pop de 3 minutos, sin pausa, con una letra sencilla y pegadiza y una melodía inolvidable.

Y tiene lo esencial para lanzarse al estrellato pop: una imagen llamativa. Parece que viven en un mundo de plastidecor, lleno de colores llamativos y en una fiesta continua. Y lo podéis comprobar fácilmente en el videoclip de Fascination.

McFly

Típico grupo de nenas, comerciales a más no poder, viven más a costa de su imagen que de su música, pero oye, pop son un rato largo. Estos cuatro británicos conforman el típico grupo de pop, se reparten los cuatro las voces (más unos que otros) y tienen unos peinados y unos estilismos a la última.

Excepcionalmente prolíficos (en cuatro años han sacado cuatro álbumes y dos recopilatorios), son unos hmcfly_london_press_photoabituales de los tops de la BBC y de sus programas especiales. Su carrera está plagada de éxitos en las Islas Británicas, con siete números uno de singles y muchos otros Top 10, y son radiados constantemente en las radios británicas. Su estilo ha sido bautizado como New Pop y siempre intentan separarse de otras bandas de chicos, como los Backstreet Boys, a pesar de su imagen. Además de sus numerosos singles, son especialmente aficionados a versionar temas de otros grupos, como The Killers, The Cure, Rihanna, ABBA, Bruce Springsteen o Queen (Don’t stop me now fue versionada para una campaña benéfica). Pero si hay unos singles que a mi parecer destacan de su carrera son Transylvania, en el que juegan mucho con sus propias voces, Babys’ coming back, muy pop en todos los sentidos, o Sorry is not good enough, muy melódica. Pero si tienen un videoclip divertido ése es Transylvania.

Continuará…

8 comentarios

Archivado bajo Música

Un par de cosas que deberías saber antes de comer en público

Acostumbro a comer con mucha gente, principalmente chicos de mi edad más o menos, e igual eredondas que soy demasiado quisquilloso en ese aspecto, pero la gente no sabe comer. Bueno, sí, saben comer, pero no adecuadamente. Mi madre siempre puso mucho empeño en inculcarme a mí y a mis hermanas buenos hábitos de comida y creo que a base de riñas y gritos, se me han quedado grabadas a fuego, y ahora tengo cierta obsesión en ver como la gente come y la verdad es que los resultados son muchas veces penosos.

Aquí una guía muy sencillita:

1. La comida se lleva a la boca, no la boca a la comida por lo que no te agaches encima del plato.

2. No persigas lo que te quede comida por todo el plato con el tenedor, coge un trozo de pan, que sirve para algo más que para acompañar.

3. No te chupes los dedos para limpiártelos, hay algo llamado servilletas.

4. El tenedor y el cuchillo se cogen por su parte superior, no lo agarres cerca de donde se pincha o se corta la comida.

5. La cuchara no se sorbe, no somos los 7 enanitos.

6. No abras demasiado los codos, los de al lado tienen su espacio vital que debe ser respetado.

7. Cierra la boca al masticar, ésto no es una cuadra de caballos.

8. No picotees de la fuente, y menos aún con un tenedor que has usado para comer otro plato.

9. Tu pan es el de la izquierda, no se lo robes al vecino.

10. Nunca, nunca, digas que la comida que hay es un asco. Puedes pensarlo (yo lo pienso de las salchicas, por ejemplo), pero no lo digas en alto.

Y sobre todo, no toques temas peliagudos durante las comidas, especialmente si no estás comiendo con amigos. Y no sólo temas escatológicos o viscerales, sino temas que pueden llevar a discusión, como la política, la religión o el dinero.

Hermes Argifonte

6 comentarios

Archivado bajo Cocina, Estudiantes, Moda, Piensa un poco antes de hablar

¡Semana de locos!

Todo el mundo tiene su semana de locos. Universitarios, currantes, papás y mamás, y hoy día, hasta los críos en el cole. Es algo característico de ciertas épocas: la llegada de la primavera, las vacaciones de Navidad (cuando una servidora se empezó a dar cuenta de lo que es eso de “estudiar para febrero”), la semana post gala de los Oscars… de repente te das cuenta de que llevas meses sin ir al cine, que por muchas películas y series que te descargues no tienes tiempo para verlas, que no pasas el suficiente tiempo con la familia, que esos libros que debiste leer cuando perdías el tiempo en carnaval te hacen falta ahora, que la gente está cansada de tantas barras de bar y de tanta música estridente y de tan poco sentimiento auténtico. Que, como dijo Hank Moody (ignoro si esta frase es de Bukowski o de los guionistas de Californication, tanto da), Todos nosotros estamos tan desesperados por sentir algo –cualquier cosa- que seguimos chocando unos contra otros y jodiéndonos el camino hasta el fin de los tiempos.

Para que os hagáis una idea de cómo está el patio.

Mi semana de locos no ha sido muy diferente de eso. Supongo que han sido más bien tres semanas -vamos a ser sinceros- de inexplicable y dulce locura transitoria que no cambio por nada. He estado en todas las fiestas,  he reído y me he emocionado con Slumdog Millionaire, he recordado cosas que ya sabía gracias a Benjamin Button, he recuperado algunas cargas y me he librado de otras, me he fugado clases más de lo debido, he pasado una semana en cama para recuperarme del desfase festivo y he estado en compañía de gente maravillosa. Ahora tengo acumulación de trabajo, pero qué narices. Yo creo que ha sido una buena forma de aprovechar el tiempo.

Aunque haya que arriesgarse a perder el tiempo para poder disfrutarlo.

Qué queréis que os diga. Estaré loca, como una cabra, pero ojalá tuviera más semanas así.

1 comentario

Archivado bajo Cine, Estudiantes